Miguel Maldonado

SABORIZANTE ARTIFICIAL

Las cosas aquí no van bien
La bolsita de salsa catsup
ya hasta tiene su abre-fácil
pero yo no avanzo

Un tip el tip necesario
siga la línea punteada
una los extremos
o jale aquí
(la vida bien podría resumirse
en esas tres indicaciones
sobre la cajita de cereal
una los puntos unir puntos)

No me tocó instructivo alguno
Nada advierte que quizá todo lo que sentimos
tiene colorante artificial

El frasco de alguna forma me lo decía
no hice caso al frasco
y en las cosas del amor
nunca agité antes de abrir


Miguel Maldonado

SERVILLETA EN MANO

Vi a la mujer por quien podría abandonar esposa e hija
luego a quien me haría abandonar las tres
ando buscando la mujer por quien abandonaría todas
no existe digo atravesando el bulevar

Lo más importante en este mundo
es cómo cruzar avenidas
esperas un tramo sin autos
ó te lanzas entre coches

Te veo del otro lado de la calle
eres la mujer más tierna a la redonda
Traías un moño en el pelo que te llevó horas
pero me interesó tu mejilla
los cabellos de la nuca

Comemos unas tortas
siempre tienes una servilleta en mano
sabes del aguacate traicionero
Tu mano siempre en servilleta
y termina echa bolita
así duermes
haces las cosas a tu modo

¡bolitas!


Dolores Castro Valera

LA TIERRA ESTA SONANDO

La tierra está sonando
y yo estoy desolada,
hueca por dentro, triste.
Mi juventud se tiende como el ala
rígida y negra de una golondrina.
Se me estremecen muy espesos árboles
y me duelen las aguas más tranquilas.
La tierra está sonando.
Llora de amor y hiere
mientras ama.
Y mata y acaricia.
¡Quién nos encierra duro
como la flor en su rojo silencio
de párpados ahogados
o de cerrados pétalos!
La tierra está sonando:
Aguas, espesos árboles:
¡Tierra sobre mi cuerpo!


Dolores Castro Valera

LA SANGRE DERRAMADA

Al borde del camino
lo encontramos
el mismo pantalón, la blusa blanca:
sobre su espalda
amapola de sangre.
Llaman de gracia al tiro
que enmudeció su boca,
ahogó su amor
y me dejó baldada.
El estallido
de aquel tiro de gracia
aún retumba
y aúlla en el aire, aúlla.


Octavio Paz

LA CALLE

Es una calle larga y silenciosa.
Ando en tinieblas y tropiezo y caigo
y me levanto y piso con pies ciegos
las piedras mudas y las hojas secas
y alguien detrás de mí también las pisa:
si me detengo, se detiene;
si corro, corre. Vuelvo el rostro: nadie.
Todo está oscuro y sin salida,
y doy vueltas y vueltas en esquinas
que dan siempre a la calle
donde nadie me espera ni me sigue,
donde yo sigo a un hombre que tropieza
y se levanta y dice al verme: nadie.


Octavio Paz

FRENTE AL MAR

¿La ola no tiene forma?
En un instante se esculpe
y en otro se desmorona
en la que emerge, redonda.
Su movimiento es su forma.

Las olas se retiran
¿ancas, espaldas, nucas?
pero vuelven las olas
¿pechos, bocas, espumas?.

Muere de sed el mar.
Se retuerce, sin nadie,
en su lecho de rocas.
Muere de sed de aire.


Eduardo Galeano

LOS NADIES

Sueñan las pulgas con comprarse un perro
y sueñan los nadies con salir de pobres,
que algún mágico día
llueva de pronto la buena suerte,
que llueva a cántaros la buena suerte;
pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy,
ni mañana, ni nunca,
ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte,
por mucho que los nadies la llamen
y aunque les pique la mano izquierda,
o se levanten con el pie derecho,
o empiecen el año cambiando de escoba.

Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada.
Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la
Liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos:

Que no son, aunque sean.
Que no hablan idiomas, sino dialectos.
Que no hacen arte, sino artesanía.
Que no practican cultura, sino folklore.
Que no son seres humanos, sino recursos humanos.
Que no tienen cara, sino brazos.
Que no tienen nombre, sino número.
Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica
Roja de la prensa local.
Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata.